Fotografiando mininos

Retratar una mascota no es fácil, pero cuando aprendes a esperar y puedes predecir un poco lo que va hacer, ese es el momento. Un gato es aún más complejo retratar, que un perro, son más rápidos y a veces son más tímidos y se esconden donde menos imaginas.

 

© Noemí Jiménez – Qisha, 2018

 

Recuerdo de las primeras veces que hice fotografía de mascota al fotografiar un gato, no solo fue complejo porque era la primera vez que tenía contacto con él, para volver todo un reto el momento el gato mi sorpresa fue que era negro, no había mucha iluminación, pero amé el resultado, sus ojos , bigotes y el brillo de su nariz, son esos detalles que dan vida a este recuerdo. Te dejo abajo la foto del gato negro «More» que casualmente es similar a la de Qisha una gatita atigrada.

 

© Noemí Jiménez – More, 2013